Archivo de la categoría: Deportes

Darwin – Columna deportiva 8/5/17

Darwin habla del realismo mágico de Lasarte tras la derrota de Nacional ante Defensor; de los gordos de Nacional, de la manija de Ramos y hasta de la final judía de la Liga de basquetbol.

Anuncios

El Maestro tabárez – El Mejor DT de Uruguay

El Maestro Oscar Washington Tabárez cumplió 70 años de edad y cumple 11 años como DT de la Selección Uruguaya de Fútbol.
Por estos días muchos medios periodísticos hacen reseñas de su carrera, cadenas internacionales (como CNN) están hoy buscando LA nota con el Maestro. Es que es desde hace un tiempo un referente a nivel americano y reconocido a nivel mundial.
Así que yo trataré simplemente decir mi pensar y el por qué merece homenajes y reconocimientos.
Puse sólo 4 fotos (lo verán en forma de mini video) que creo representan lo que conocemos de su trayectoria.
Jugador (zaguero central y lateral derecho entre los años 1967 y 1978) de Sud América, Sportivo Italiano, Montevideo Wanderers, Fénix y Bella Vista de Uruguay, y el Puebla de México; Maestro en las escuelas del Cerro, Paso de la Arena y La Teja, combinando durante varios años su pasión por el fútbol con la docencia.
Inició su carrera como técnico en 1980, en las divisiones menores de Bella Vista. En 1987, se consagró campeón de la Copa Libertadores dirigiendo a Peñarol.
Dirigió a la selección uruguaya en el Mundial de 1990 celebrado en Italia.
En 2006 vuelve a ser el DT de la selección y lo es hasta hoy; logra la mejor clasificación en un Mundial en Sudáfrica 2010 con el 4º lugar y Campeón de América en 2011.
Lo han distinguido con el Premio Fox Sports al Mejor Director Técnico (2010), Mejor Director Técnico de América (2010, 2011), Campeón del Deporte de la Unesco (2011), Mejor seleccionador nacional del mundo según la IFFHS (2011), Orden del Mérito de la FIFA (2012), Técnico con más partidos dirigidos en una Selección (168 partidos – 2016 – Actualidad).
Hasta ahí lo biográfico, pero está lo otro, el sentimiento hacia el DT de nuestra selección, en un país donde se respira fútbol, dónde todos somos críticos de todo, donde pocas cosas reconocemos como buenas, siempre le hayamos la 5ª pata al gato.
¿Por qué titulé “EL MEJOR DT DE URUGUAY”?, pues porque lo creo así y se los explico (antes que me salten con las tantas críticas a Tabárez.
Todos le criticamos miles de cuestiones técnicas, que no puso a “Fulano”, que “Mengano” debió citarlo, que los cambios los hace a los 70 minutos, y miles de etcéteras. Yo soy uno de esos que se suma a las críticas y me caliento en medio de los partidos con él.
Pero miremos tranquilos este historial de esta Selección Uruguaya en la última década, miremos el respeto que nos han vuelto a tener las demás selecciones. Eso no pasaba, Uruguay no existía, era una risa, una parodia de selección de fútbol.
¿Será que extrañamos tanto insultar a aquellos DTs y jugadores de las selecciones de los 80 o 90?, por eso nos cuesta tanto reconocer lo bueno que ha logrado este señor. Con sus defectos por supuesto, pero el Maestro a puesto a Uruguay en ese lugar donde los extranjeros se preguntan ¿cómo hacen en Uruguay, si son chiquitos, apenas tienen 3 millones de habitantes, menos que un simple pueblo en otros lados???
Hace pocos días este mismo cuestionamiento se hacían en la TV de España, no podían creer lo de Uruguay. Pero acá tratamos de criticar y ninguna todo.
El Maestro instauró, institucionalizó lo que llaman EL PROCESO.
Hay quienes también critican esto y no sé por donde cuestionarlo, si gracias a este Proceso es que hoy Uruguay resurge …. criticar por deporte.
Acá nunca se hizo algo igual, todo era “atado con alambres”, las cosas se hacían al momento, sin planificar nada.
Hoy tenemos este Proceso ideado por el Maestro y es gracias a esto que hay una Selección de nivel internacional, una selección que los niños se saben de memoria los nombres, una selección de la que la gente compra y viste su camiseta con orgullo. Eso lo ha logrado el Maestro.
Eso de cantar el Himno con ganas, haciendo emocionante, que a algunos quizás les parezca poco o tonto, eso ha marcado un punto importantísimo también. Es como ese grito de guerra que esos 11 celestes mandan al contrario. Hoy lo han copiado otros DTs (fijense en las eliminatorias como cantan otras selecciones que antes no lo hacían).
Este PROCESO incluye esa sub 20 Campeón sudamericana luego de más de 30 años; incluye un Campeón Panamericano; incluyen varias finales juveniles.
Este Proceso incluye el Complejo Celeste, ese lugar que hoy nos parece tan natural, no existía y era necesario para el fútbol de hoy en día.
El Proceso de Tabárez es mucho, muchísimo más importante que todas las puteadas que gritemos cuando hace un cambio que no nos gusta, o cuando no cita a Mengano.
Podremos seguir practicando el deporte máximo de criticar todo, de hallarle “peros” a todo; pero NO podemos desconocer a lo hecho por el Maestro Tabárez.
¿Si es hora de dejar el campo y sentarse en la tribuna?, quizás. No quiero que se vaya de la selección, pero si quizás dejar ya de ser el DT. NUNCA dejar este Proceso, su hijo. Y cuando ya deje todo, o la vida le pase, pues que este Proceso sea eterno, por favor.
Así que Maestro, Salú y Gracias.

La imagen que Tenfield construyó

Diego Muñoz

La imagen que Tenfield construyó

El abrumador apoyo de la opinión pública al plantel de la selección uruguaya en el conflicto que mantiene con Tenfield, para que esta deje de utilizar de forma ilegítima la imagen de los futbolistas, llevó a que algunos miembros de la empresa se preguntaran el por qué de la impopularidad.

Actualizado: 31 de Octubre de 2016 | Por: Diego Muñoz

Aquí van algunas pistas:-Después de que Casal ingresó de prepo a una asamblea de clubes exclusiva para dirigentes, Tenfield adquirió los derechos de la AUF con una oferta 32 millones de dólares menor a la otra oferta presentada.

-Junto a Eugenio Figueredo co-gobernaron en la época más oscura de la historia de la AUF, extendieron el contrato a espaldas de los clubes y dirigieron una selección privatizada durante años.

-El día de la clasificación al Mundial de Japón-Corea el tablero electrónico del Estadio en vez de agradecerle a los jugadores le agradeció a Casal.

-Con el verso de que nadie ponía plata en el fútbol uruguayo echaron a quienes intentaron venir al Uruguay, hicieron un negocio multimillonario solo para ellos y hundieron en la miseria y la dependencia a los clubes. Mientras la empresa Tenfield recibe, solo en concepto de abonados, 42 millones de dólares al año paga 4.368.000 dólares para que se repartan los 14 clubes chicos de Primera y 1.320.000 dólares a cada grande.

-Su sello, su seña de identidad, es la prepotencia, la amenaza, la bravuconada. En estos años han perseguido, amenazado y sacado del medio de manera sistemática a quienes osaran cuestionarlo. Sean jugadores, técnicos, empresarios o periodistas.

-En ese intento de silenciar todas las voces críticas le sacaron los goles a canal 4 y le prohibieron la entrada a la inauguración del Campeón del Siglo, como medida de presión para que echaran al periodista deportivo que no les gusta.

-Ofrecen una transmisión anacrónica, con chistes internos fuera de lugar.

-Los domingos en la noche los informativos muestran cuatro goles de los partidos menos trascendentes de la fecha y luego la gente queda obligada a ver el único programa que puede pasar los compactos. Si no, terminará observando el día después una serie de goles en donde no se ve más que la pelota cuando entra al arco.

-Quienes lo defienden no gozan de la popularidad y credibilidad necesaria para que el público crea su discurso.

-Sus brazos ejecutores en la AUF son personajes como Freddy Varela, Mario Bursztyn o Ernesto Dehl.

-Destituyeron a un presidente de la AUF que gozaba de popularidad y era bien visto por la gente solo porque no decía “Sí Paco” a todo y esto entorpecía sus negocios.

-Lograron que un presidente de la República sacara a un ministro de Turismo y Deporte que los estorbaba.

-Ese mismo presidente, por primera vez en la historia de la tributación, le archivó a Casal una denuncia por defraudación tributaria.

-Cuando la empresa Fox puso publicidad en la camiseta de Fénix, el sitio oficial de la empresa tapó el logo con una pelota con Photoshop.

-Desde ese mismo sitio y desde los programas oficiales de su mundo, se opera de una forma ruin, con verdaderas campañas despreciables, contra los que no dicen amén.

Si con eso no alcanza para explicar por qué la gente tiene mala consideración de Tenfield, acá también se agrega un par de detalles por las que tal vez los futbolistas de la selección se plantaron.

-Dijeron basta después de ver cómo los millones de dólares que ellos generan se los lleva la empresa y la AUF recibe migajas.

-Los jugadores de clubes como Villa Española, Miramar o Wanderers, y el sector de la Mutual encabezado por Fabián Pumar también se decidieron a acompañar un pedido de libertad imprescindible.

-Unos y otros se dieron que Tenfield, que decía haber nacido para proteger a los futbolistas, en realidad se aprovechó de ellos durante casi 20 años.

Tomado de:

180.com

Para completar, veamos el video donde Mario Bardanca da su opinión.

Alfonsina Maldonado – Una atleta, un ejemplo

La Comisión de Deportes de la Cámara de Representantes eligió a la floridense Alfonsina Maldonado como la Deportista del año 2014 en el reconocimiento “José Nasazzi y Obdulio Varela”.
Este premio es concedido por la Cámara de Representantes a aquellas personas o grupos de personas vinculadas al Deporte que hayan contribuido durante el transcurso de sus vidas al fortalecimiento de la identidad nacional en esa área de la sociedad.

¿No la conocen?. Es comprensible que no la conzcan, ya que ella no juega al fútbol, y en este país si no es fóbal no se conoce.
Pero lean lo que ella misma nos cuenta de su vida, lo que le pasó de niña, leamos y veamos SU EJEMPLO.

AlfonsinaMi nombre es Alfonsina Maldonado. Nací en Florida, Uruguay el 9 de diciembre de 1984. Seis meses después, el 1° de mayo de 1985 cambiaría mi vida para siempre: la habitación donde dormía mientras mi familia cenaba con amigos se incendió.

Al ser un día de tormenta, no había electricidad en la casa en ese momento, por lo que mi madre dejó una vela encendida cerca de mi cuna, sin pensar en lo que sucedería después. La vela cayó al suelo prendiendo fuego a todo lo que había alrededor incluyendo mi cuna. Cuando oyeron mi llanto, ya estaba en llamas. Rápidamente me llevaron mis padres a Urgencias en el Hospital Militar de Montevideo para salvar mi vida. Estuve 32 días en coma y no había esperanza de vida alguna. La quemadura era de primer grado, pero abarcaba todo el lado izquierdo de mi cuerpo y cabeza, tanto así que perdí la mano izquierda. Días después de despertar del coma, pasé a “la burbuja” donde viví un año y medio y posteriormente en la Unidad de Quemados del mismo hospital hasta mis 5 años, ya que estaba en un coma inducido, que es un tratamiento para quemados.

A partir de esta edad comencé a hacer lo que se puede llamar vida normal, es decir, empecé mis estudios en la Escuela Rural número 105, Costas de Arias, en Florida, cerca de mi casa. Mi vida se dividía entre hospitales, mi casa y la escuela. Crecí así, entre tratamientos, cirujanos, psicólogos, fisioterapeutas, hospitales… Mi única motivación para salir adelante eran los caballos. Tanto así que si los médicos o las enfermeras que no me hablaban de caballos no me dejaba hacer nada. Siempre decía a mi cirujano, el Doctor Arcos, que de grande sería una gran amazona y que representaría a mi país, a lo que él respondía con compadecencia.

Terminé mis estudios de Secundaria en la misma escuela y para cursar Bachillerato me trasladé a Florida. Fue allí donde empezaron los problemas: me sentía observada, juzgada, sentía rabia por la gente que se quejaba por tonterías y empecé a valorar lo que es la vida, el dolor y la enseñanza que puedes transmitir con tu incapacidad. Empecé a ser consciente de todo por lo que había pasado en mi vida y a valorarla, a quererme, a aceptarme a mí misma y a mi discapacidad, a entender que era algo que no tenía solución y que me acompañaría toda la vida. Descubrí que puedes ayudar a mucha gente siendo un ejemplo de superación personal así que dedicaba mi tiempo libre a la lucha de mis propios sueños, retándome a mí misma y demostrando que todo se puede si hay voluntad.

Me gradué de Bachillerato en la Escuela de Avicultura de Florida con el título de Técnico Agropecuario. Después empecé la carrera de Veterinaria en la Universidad de la República de Uruguay pero no era lo que yo esperaba así que comencé a estudiar Gastronomía y paralelamente hacía un curso en la Escuela de Equitación del Ejército Uruguayo para ser instructora de Equinoterapia. Cada vez me daba cuenta que lo que yo quería de verdad era montar a caballo para cumplir mis metas, contrariamente a lo que todos los de mi alrededor me decían. Nunca creyeron que fuese capaz de llegar donde quería llegar: ser una amazona paralímpica internacional y representar a mi país. Así que decidí dejarlo todo y tomar un avión a Europa, a cumplir mis sueños.

Al principio me costó encontrar trabajo, ya que no me creían capaz de sobrellevar todas las tareas (que eran casi puramente físicas). Poco a poco me fui ganando la confianza y el cariño de la gente en Cataluña. Trabajé en la Hípica Raúl Llorens Vila en Olot, en el club privado Mas Caterina en Madremaña, con Claire van Gelder en Equipassió cerca de San Feliu de Guixols y posteriormente en la Yeguada del Lago en Caldes de Malavella durante 5 años. Es allí donde conocí a Fandango, mi campeón.

Empecé a entrenar con Fandango para los Juegos Olímpicos Londres 2012. Mi sueño estaba a punto de cumplirse con la ayuda de mis entrenadores Álvaro Almiñana Poquet y Linda Swande, y varios sponsors tanto uruguayos como europeos. Pero llegar a los Juegos Olímpicos no fue tan fácil, el nivel era altísimo y mi entrenamiento comenzó tarde aunque la falta de recursos económicos era el factor principal. Hicimos todo lo posible y más y aún así nos quedamos a dos puntos de clasificar para el Ranking.

Actualmente, gracias a mi perseverancia por alcanzar mis metas, me he ganado el cariño de la gente de mi país y de muchos otros, no sólo como deportista, sino también como mujer emprendedora. He aparecido en varios medios de comunicación (radio, televisión, revistas, periódicos, notas informativas, noticias internacionales, ) y también en trabajos de imagen alguna vez, con los cuales quiero transmitir un mensaje: que la perfección no existe y que la belleza natural de una mujer se basa en su esencia y es eterna. Ahora estoy trabajando en diferentes proyectos y participo en campañas mostrando otra imagen de la belleza femenina. Estoy dando charlas honorariamente en todo el país tratando de que mi ejemplo sirva a otros, esto es sumamente gratificante.

Gracias a que no he dejado de prepararme y cuento con uno de los mejores entrenadores del mundo, Francisco Cancella de Abreu más el caballo Zig-Zag Da SasaJe la “Coudelaria” más grande del mundo criadores de caballos lusitanos para la disciplina de Dressage. Esta vez tengo mucha fe de clasificar para los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016, ya que cuento con un equipo de personas llenas de luz. Quiero seguir luchando por mis sueños y seguir sirviendo de inspiración para los demás.

Con tu donación podemos estar en los Juegos Paralímpicos de Río 2016

Ayúdanos a llegar

201-15004 Caja de ahorro
Jeny Alfonsina Maldonado
BROU

ABITAB 42847 Alfonsina Maldonado

Alfonsina.Maldonado

Champions vs Libertadores – Europa vs America

En Europa el sorteo de la Uefa Champions League es tremendo acontecimiento (que están televisando al mundo). La competencia nos encanta a todos los que nos gusta el fútbol. Yo personalmente prefiero y me regocijo viendo la Champions más que cualquier campeonato. Hasta nuestra hija adora ver la Champions, y cientos e niños coleccionan el albur, etc.
La contraparte Latina es la Copa Libertadores. Todos vimos la “calidad” que tuvo la última, que recién terminó con San Lorenzo Campeón. Fue calamitosa.
Teniendo eso en cuenta, si en la Europe League juegan los que no entraron en la Champion, la contraparte latina es la Copa Sudamericana y, siguiendo esa lógica, juegan los que no llegaron a la Gran Copa; o sea ….. busquen un calificativo peor a calamitoso.
Los equipos que juegan la Sudamericana, ver esa copa es lastimoso.
Y ¿pretendemos los latinos ganarle los mundiales a los europeos?. Bastante lejos llegamos porque nuestras selecciones se integran con jugadores nacidos en estas tierras pero que juegan y son profesionales en EUROPA.

Sin dudas seguiremos discutiendo y hasta peleando entre nosotros, apasionandonos por nuestras banderas, riéndonos del contrario que pierde, etc etc. Pero la realidad es que tenemos campeonatos de bajísima calidad, no por las Copas en si, que fueron buenas (la Libertadores fue pionera y ejemplo), sino por la calidad paupérrima del fútbol latino, en lo concerniente al fútbol local.

Y reitero la diferencia, y recalco Fútbol local, ya que nuestras selecciones tienen jugadores profesionales de Europa nacidos en nuestras tierras.sorteo champions

Messi, el chico que sólo quería jugar al fútbol

Terminado el Mundial de Brasil todos opinamos, todos escribimos, todos somos DT.

Pero el tema que destaca de este lado del mundo es Messi. Si, ese pequeño hombrecito que dicen es el genio actual del fútbol, que para unos es el mejor de todos y para otros es simplemente un buen jugador. Pero su más contundente fracaso ha sido este Mundial de Brasil 2014.
Yo mismo escribí en FB esto:
De nuevo demostró que va como obligado a todo con la selección argentina. Siempre queda en deuda y lo siguen idolatrando y “esperando” a que aparezca el genio. Un MUNDIAL ¿no es el momento de “aparecer”?
Se enojaran algunos pero el tipo sigue demostrando que No se siente argentino, es español y más que nada es catalán. Creció en Cataluña, se hizo jugador en Cataluña, en argentina apenas jugó en baby. Su vida la ha hecho en Cataluña. Eligió jugar por Argentina por su padre, no más.
Los argentinos los idolatran y babosean con tener al mejor del mundo, pero el tipo ni el himno sabe.
OJO, si el guri que Real Madrid se llevo de Nacional a sus campos, un día se hace estrella, acá seremos igual.
Messi se hizo jugador en Barcelona, sólo sabe ser un crack con Barcelona. Si lo sacan de ahí no es más que un muy buen jugador, con algunas genialidades esporádicas y chau.
Por eso me da miedo que usen a Suarez para resurgir a Messi y elevarlo de nuevo.
Un gran jugador, si, pero ni ahí de ser el genio de Maradona, que brillaba sólo, en cualquier equipo que estuvo y en la selección se comía la cancha, sentía la camiseta como nadie.

Hoy leo un artículo (gracias a una amiga) que escribió Ernesto Morales en Mundoclay y no puedo más que compartirlo porque es lo mejor que he leído sobre Messi y sobre todo jugador profesional que hoy vive envuelto en una vorágine de pirañas, siendo que sólo soñaban con “jugar el fútbol”. Léanlo por favor:

La única vez que vi a Lionel Messi en persona, delante de mí, dos cosas me llamaron poderosamente la atención. Primero: era mucho más frágil de lo que imaginaba. Exceptuando sus piernas, desde luego, todo en él me recordaba a un niño. Si su estatura es 8 centímetros más baja que la mía, su torso es la mitad de estrecho que el de un adulto promedio, como si se tratara de un adolescente cuyo tórax no se terminó de desarrollar.

Segundo: Lionel Messi no disfrutaba aquel espectáculo de luces y flashes y autógrafos pedidos y cámaras de televisión con reporteros que, como yo, intentaban obtener una reveladora entrevista suya. Recuerdo haber pensado: este chico, solo quería jugar. Y lo han traído de la mano a esto.

Era el año 2012, acababa de ganar su tercer Balón de Oro, y estaba en Miami como parte de esa gira esperpéntica llamada “Messi & Friends”, organizada por la fundación que lleva su nombre, donde se desarrollaban partidos entre dos equipos-frankenstein, armados a como diera lugar con jugadores estelares, para exhibición y recaudaciones benéficas.

La lectura del marketing podría ser esta: “El mejor jugador del mundo dedica sus vacaciones a jugar fútbol para recaudar dinero con fines benéficos”. La lectura un poco más profunda sería otra: “Un chico que solo quería jugar al fútbol, debe cumplir también en sus vacaciones con obligaciones, sin descanso, porque la maquinaria de dinero, de publicidad, exige fundaciones como la suya, benéficas, para paliar los impuestos millonarios a sus ingresos”.

De repente debía ganar más dinero para que le quitaran menos de su dinero. Y del dinero de su padre. Y del dinero que le generan Adidas, y Head & Shoulders y Doritos y la retahíla de transnacionales que pagan por su imagen. Y Leo Messi, cuando empezó todo esto, con cinco añitos, solo quería jugar al fútbol. Esa linda y sobrecogedora palabra: jugar.

Cuando Lionel Messi me firmó el tennis que guardo en una vitrina de mi casa, apenas me miró, aquella tarde en los vestuarios del Sun Life Stadium. No miraba a nadie. No podía. Sus pupilas no tenían forma de fijarse en ningún punto concreto: tenía cien flashes encima, ocho cámaras de televisión, y un cordón de guardaespaldas liderado por su tío que no por ser su tío tenía la complexión del sobrino. Es bajo como él, pero es un pequeño Neandertal con brazos de orangután. Tengo el recuerdo grabado en la memoria con espantosa fijación: aquel chico, tres años menor que yo, literalmente no podía dar un paso con libertad. Su cara era una forma de la angustia sobrellevada.

En los vestuarios del stadium de Miami conversaban y se cambiaban esa tarde, con total naturalidad, futbolistas de élite como Radamel Falcao, Didier Drogba, Fabio Cannavaro y Diego Forlán. Ellos podían, aunque fuera a trompicones, tener una vida normal. Se tomaban un par de fotos, hablaban entre ellos, socializaban incluso con nosotros los periodistas. Lionel Messi no. Adidas exigía, como parte de los acuerdos contractuales de esta gira benéfica, seguridad personalizada a toda hora y en todo sitio. Y a toda hora y en todo sitio incluía también las duchas. Messi no podía bañarse y cambiarse en el mismo vestuario que el resto.

Y todo esto había empezado en un barriecito de Rosario, Argentina, veinte años atrás, con un chiquillo que solo quería jugar al fútbol.

Messi no nació normal. Además de la deficiencia hormonal que le obligó a mudarse a Barcelona en su infancia para recibir tratamiento durante años, nació con una forma leve de autismo descubierta por el psiquiatra y pediatra austríaco Hans Asperger.

Cuando en este 2014 Messi dijo que no sabía nada de sus cuentas bancarias y deudas con Hacienda, que todo eso lo llevaba su padre, difícilmente no estuviera diciendo la verdad. No solo porque su genio es para el fútbol, no para la economía y la mercadotecnia, sino porque él solo ponía las piernas. Su síndrome de Asperger da para una concentración extraordinaria en un asunto (en su caso el fútbol), y para nada más. Los cerebros que controlan los hilos de su nombre y su marca y su cotización, empiezan en su padre y terminan, quién sabe, en una red de abogados y firmas donde cada cual saca su apetitosa tajada.

A Messi, su padre le decía: “Tú juega al fútbol. Déjame el resto a mí”. El chico al que ni la escuela, ni otros deportes, ni la televisión ni los viajes le interesaban, el rosarino pequeñito de 10 años, al que solo le interesaba inyectarse los muslos para poder jugar al fútbol, de repente se descubrió debiéndole 35 millones de euros a Hacienda.

Cuando Lionel ganó su primer Balón de Oro, en 2009, el escritor uruguayo Eduardo Galeano dijo que a Messi deslumbraba verlo porque no había dejado de jugar como un chiquilín de barrio. Era verdad. Así jugaba Lionel. Y así no juega ya. Por el camino, en esa línea que debía ser recta entre un deportista fascinantemente talentoso y el deporte que solo quiere practicar, han entrado a jugar otras demasiadas variables que en nada son poéticas ni ingenuas como la palabra jugar.

De repente Messi se vió con un peso sobre sus hombros: ser el sustituto de Maradona. Él no lo pidió. El solo pidió jugar al fútbol. Pero su país y nosotros, los hinchas, le otorgamos esa empresa como quien envuelve el mapa del tesoro en la piel de un animal, y lo pone en manos de un héroe que debe partir.

De repente se vio, además, como una industria de hacer euros. Lo mismo posando en calzoncillos, que vistiendo los carnavalescos trajes de Dolce & Gabbanna, que lavándose la cabeza con champú que de seguro ni usa. Pero eso le decían sus asesores, sus familiares, sus abogados, que debía hacer. Un rasgo distintivo de los síndromes de Asperger es su noble capacidad para obedecer. Messi terminó siendo como todos quisieron que fuera.

Y después vinieron los Balones de Oro. No importaba que él solo balbuceara una y otra vez que solo quería jugar al fútbol. Nada de eso. Tenía que ser la estrella del circo. Tenía que exhibirse como el principal gladiador del coliseo romano. Uno tras otro los Balones de Oro que la FIFA le arrebató a una revista francesa, madre de la iniciativa. Toma. Ahí los tienes. Eres el mejor del mundo. No nos basta con tu juego hermoso, divertido, de fantasía. No es suficiente con que hagas más bello este deporte todavía. Tienes que ser nuestra cabeza de turco. Nuestro fantoche. Algo que vender, porque te van a comprar: eres demasiado bueno.

¿Porque él los quería? No, casi de seguro: porque nosotros los queríamos. Nosotros, los consumidores adictos al fútbol. Los que exigimos cada vez más torneos, aunque los futbolistas tengan cada vez menos piernas. Y nosotros pagamos por eso. Pagamos por camisetas, por membresías de clubes, entradas a stadiums, juegos de Playstation, posters. Nosotros pagamos, la industria pone luces, cámaras y acción; los futbolistas, llámense Messi, o Cristiano, que pongan sus muslos y sonrían.

Y uno termina preguntándose si aquel chico se acordará, entre tanta vorágine y tanta podredumbre, de que él solo quería jugar al fútbol. Como otros queríamos ganarnos la vida escribiendo, otros bailando, y otros pintando cuadros. Divertirnos, solo eso.

El primer gran enemigo de la FIFA, casualidad macabra, es el hombre cuya Historia ha atormentado al rosarino Messi, sin ninguno de los dos quererlo. Es un atorrante incontenible, un comunista vomitivo y futbolista sin comparación posible, llamado Diego Armando Maradona.

Maradona se ganó la animosidad de la FIFA por hacer algo impensable, digamos: denunciar a los cuatro vientos que esa banda de rufianes que había organizado al fútbol alrededor de cuatro letras, se comportaba como una mafia sonriente con todo el poder del mundo, sin oposición o control posible.

Muchos se preguntan, de no haber sido Maradona el enemigo declarado de la FIFA si su carrera habría sido truncada de forma tan escandalosa por aquel positivo a la endorfina, en 1994. No era el primero, no sería el último en dar alterado en un test de doping. Con Maradona, el bocón, el bastardo, no hubo atenuante posible. La FIFA sonreía.

Hoy, rebelarse contra la FIFA es prácticamente imposible si quieres patear balones de manera profesional. El organismo tiene impunidad para, por ejemplo, no pagar impuestos y derogar leyes vigentes en los países donde celebra sus torneos si estas afectan sus intereses económicos. Y está dirigida por un señor mayor llamado Joseph Blatter desde hace 16 años. Blatter es solo 10 años más joven que Fidel Castro, y para mí, oriundo de un país donde las entronizaciones del poder han sido cosa de más de medio siglo, me aterra cualquier mandato demasiado extenso. Más, si el organismo dirigido se autodefine como sin fines de lucro y tiene fondos de reserva en bancos suizos (la casa natal de Blatter) por mil millones de dólares.

Y esa es la organización que decide las vidas de chicos como Lionel, como James, como Suárez, como Cristiano. Jóvenes de entre 20 y 28 años que comenzaron viendo el fútbol no como un empleo, no como una forma de hacer dinero, no como mira un lobo de Wall Street los indicadores del Dow Jones: apenas niños que querían divertirse jugando al fútbol.

Las lágrimas de Cristiano Ronaldo al recoger su segundo Balón de Oro, no tienen falla: eran lágrimas de presión. Lágrimas de tensión acumulada. De miedos impuestos por una industria donde todos, sus seguidores y detractores, le exigimos cada vez más, cada vez mejor, cada vez más espectacular. El colmo de lo grotesco: Cristiano Ronaldo debió jugar la final de la Champions League con una orden comercial en su cabeza: “Si marcas un gol, te quitas la camisa, vas hacia el corner, y gritas y sacas músculos, lo más fuertemente que puedas”. ¡Filmaban una película sobre él! ¡Había que lanzar más carne al hambre del espectáculo!

Cristiano, como Messi, solo quería en un principio jugar al fútbol. Hoy, ambos, son los gladiadores que ganan millones despedazándose en medio del coliseo, mientras nosotros decidimos, en las gradas, si con un pulgar arriba o un pulgar abajo, se les perdonan o si se les salvan sus vidas. Nosotros los hemos puesto a pelear entre sí. Probablemente sin nosotros, sin la industria que nos satisface el morbo de la rivalidad malsana, ellos serían amigos o poco menos.

Admitámoslo: esto es grotesco. Esto es una mierda.

Alguien depositó en las neuronas de Lionel Messi una responsabilidad: tienes que ser el mejor de todos los tiempos. No basta con que juegues maravilloso. Tienes que ganar el Mundial, de lo contrario, no serás el mejor de todos los tiempos. Así llegó este chico a Brasil. No como quien viene a una fiesta, lo que debería ser. No como se va a competir con dedicación, pero con disfrute. No. A él se le exigía golear, correr, y ganar.

Se lo exigía Adidas. Se lo exigía el contrato de mejor pagado del mundo que firmó con Barcelona. Se lo exigía su mercantil padre. Se lo exigía la separatista Catalunya. Se lo exigía una Argentina donde ni siquiera tuvieron a bien ponerle inyecciones de crecimiento cuando chico. Se lo exigía una legión de detractores que, crueles como somos los hinchas futboleros, emplea adjetivos mordaces y destructivos, adjetivos que vendrían bien a asesinos seriales o dictadores de pueblos, no a jóvenes que corren detrás de un balón. Se lo exigía yo. Sí: también se lo exigía yo mientras veía hoy el partido con mi hijo de seis meses sobre mis piernas.

Messi ha fallado. Messi miraba al cielo en el momento de mandar ese tiro libre a las nubes. El mismo que otras veces se clavó en la red, hoy fue a parar al cielo de Río a donde doscientos mil argentinos ponían sus rezos para que el equipo no se fuera así, sin más. Y Messi era el culpable. Era culpable de no estar ya a su mejor y más rutilante nivel, y, oh pecado, era culpable de no ser ya el mejor de la Historia.

De repente lo recordé caminando delante de mí, dos años atrás, firmándome aquel zapato con las pupilas dilatadas por tanto bullicio y luces alrededor de él. Recordé su cara de angustia, de quien quiere desaparecer y tumbarse en el sofá a ser un tipo simplemente normal: la misma cara con la que recogió, en el sopor de la máxima humillación, el último premio que todavía hoy le tenía la FIFA listo, contra toda lógica y toda comprensión.

Yo vi a Messi esta tarde y de repente sentí lástima por él, y por la tragedia silenciosa que es toda esta profesionalización, esta industria de circo, descarnada, indoliente, donde tantos futbolistas se han suicidado y a otros tantos les ha explotado en la cancha el corazón; esta industria donde se coronan a héroes y se desguazan a derrotados; esta cultura despiadada donde miles de periodistas como yo escribirán hoy sus crónicas de la derrota y con un dedo señalarán, señalaremos, todos a Lionel Andrés, un muchachito de un metro sesenta y nueve centímetros, medio autista y medio genio, que no pidió ser el mejor de nada, que no soñaba con Balones de Oro ni cláusulas de 250 millones en Barcelona, y al que solo, en realidad, le interesaba poder divertirse un poco jugando al fútbol.

Vale la pena difundir ese artículo, esa crónica. Este es su link: http://mundoclay.com/news.php?art=448

messi trofeos

Pasaron los JJ.OO. Londres 2012 (muchas imágenes)

Ayer terminaron los que creo fueron de los mejores Juegos Olímpicos. Claro, ayudados por la tecnología, que nos permitieron verlos y disfrutarlos mejor que nunca, con una televisión increíble, en HD y hasta en algunos momentos en 3D.
En cuanto a las ceremonias, tanto de apertura como de cierre, fueron espectaculares.
La de apertura me pareció de las mejores, con más sentimiento que la de Beijing. pero el final fue medio insulso, con el pebetero dejándolo en el centro … mmm

La ceremonia de cierre, la de ayer, simplemente me encantó. Todo ese recorrido musical, que también hicieron en la apertura, pero con un DJ; mostró al mundo que el rock salió de Gran Bretaña. Si, puede haberse iniciado en EE.UU, pero se cultivó y muy bien en GB.

En lo deportivo hubo puntos altos, como era de esperarse; más que nada con los genios de Michael Phelps en natación, y Usaín Bolt en atletismo.
¿Los uruguayos? … Es todo un tema ese. Deborah Rodriguez, en los 400 mts con vallas, batió récord nacional, fue la mejor sudamericana en su categoría; es de destacar. Lod e Alejandro Foglia es más que destacable, es para el aplauso y el Reconocimiento de todos. Ojalá que sea reconocido por las autoridades, pero no sólo con una foto y apretón de manos.
Ahí está el tema grande; el apoyo de los gobiernos latinos al deporte mal llamado “menor”. Cada vez es más grande la brecha entre los atletas latinos y los del norte.
Digamos que Colombia fue esa excepción que hizo la regla, con 8 medallas. felicitaciones.

Lo que sigue es una galería, con muchas imágenes, que hice resumiendo la enorme cantidad de fotos que dejó este London 2012.
Seguir leyendo Pasaron los JJ.OO. Londres 2012 (muchas imágenes)