Alfonsina Maldonado – Una atleta, un ejemplo

La Comisión de Deportes de la Cámara de Representantes eligió a la floridense Alfonsina Maldonado como la Deportista del año 2014 en el reconocimiento “José Nasazzi y Obdulio Varela”.
Este premio es concedido por la Cámara de Representantes a aquellas personas o grupos de personas vinculadas al Deporte que hayan contribuido durante el transcurso de sus vidas al fortalecimiento de la identidad nacional en esa área de la sociedad.

¿No la conocen?. Es comprensible que no la conzcan, ya que ella no juega al fútbol, y en este país si no es fóbal no se conoce.
Pero lean lo que ella misma nos cuenta de su vida, lo que le pasó de niña, leamos y veamos SU EJEMPLO.

AlfonsinaMi nombre es Alfonsina Maldonado. Nací en Florida, Uruguay el 9 de diciembre de 1984. Seis meses después, el 1° de mayo de 1985 cambiaría mi vida para siempre: la habitación donde dormía mientras mi familia cenaba con amigos se incendió.

Al ser un día de tormenta, no había electricidad en la casa en ese momento, por lo que mi madre dejó una vela encendida cerca de mi cuna, sin pensar en lo que sucedería después. La vela cayó al suelo prendiendo fuego a todo lo que había alrededor incluyendo mi cuna. Cuando oyeron mi llanto, ya estaba en llamas. Rápidamente me llevaron mis padres a Urgencias en el Hospital Militar de Montevideo para salvar mi vida. Estuve 32 días en coma y no había esperanza de vida alguna. La quemadura era de primer grado, pero abarcaba todo el lado izquierdo de mi cuerpo y cabeza, tanto así que perdí la mano izquierda. Días después de despertar del coma, pasé a “la burbuja” donde viví un año y medio y posteriormente en la Unidad de Quemados del mismo hospital hasta mis 5 años, ya que estaba en un coma inducido, que es un tratamiento para quemados.

A partir de esta edad comencé a hacer lo que se puede llamar vida normal, es decir, empecé mis estudios en la Escuela Rural número 105, Costas de Arias, en Florida, cerca de mi casa. Mi vida se dividía entre hospitales, mi casa y la escuela. Crecí así, entre tratamientos, cirujanos, psicólogos, fisioterapeutas, hospitales… Mi única motivación para salir adelante eran los caballos. Tanto así que si los médicos o las enfermeras que no me hablaban de caballos no me dejaba hacer nada. Siempre decía a mi cirujano, el Doctor Arcos, que de grande sería una gran amazona y que representaría a mi país, a lo que él respondía con compadecencia.

Terminé mis estudios de Secundaria en la misma escuela y para cursar Bachillerato me trasladé a Florida. Fue allí donde empezaron los problemas: me sentía observada, juzgada, sentía rabia por la gente que se quejaba por tonterías y empecé a valorar lo que es la vida, el dolor y la enseñanza que puedes transmitir con tu incapacidad. Empecé a ser consciente de todo por lo que había pasado en mi vida y a valorarla, a quererme, a aceptarme a mí misma y a mi discapacidad, a entender que era algo que no tenía solución y que me acompañaría toda la vida. Descubrí que puedes ayudar a mucha gente siendo un ejemplo de superación personal así que dedicaba mi tiempo libre a la lucha de mis propios sueños, retándome a mí misma y demostrando que todo se puede si hay voluntad.

Me gradué de Bachillerato en la Escuela de Avicultura de Florida con el título de Técnico Agropecuario. Después empecé la carrera de Veterinaria en la Universidad de la República de Uruguay pero no era lo que yo esperaba así que comencé a estudiar Gastronomía y paralelamente hacía un curso en la Escuela de Equitación del Ejército Uruguayo para ser instructora de Equinoterapia. Cada vez me daba cuenta que lo que yo quería de verdad era montar a caballo para cumplir mis metas, contrariamente a lo que todos los de mi alrededor me decían. Nunca creyeron que fuese capaz de llegar donde quería llegar: ser una amazona paralímpica internacional y representar a mi país. Así que decidí dejarlo todo y tomar un avión a Europa, a cumplir mis sueños.

Al principio me costó encontrar trabajo, ya que no me creían capaz de sobrellevar todas las tareas (que eran casi puramente físicas). Poco a poco me fui ganando la confianza y el cariño de la gente en Cataluña. Trabajé en la Hípica Raúl Llorens Vila en Olot, en el club privado Mas Caterina en Madremaña, con Claire van Gelder en Equipassió cerca de San Feliu de Guixols y posteriormente en la Yeguada del Lago en Caldes de Malavella durante 5 años. Es allí donde conocí a Fandango, mi campeón.

Empecé a entrenar con Fandango para los Juegos Olímpicos Londres 2012. Mi sueño estaba a punto de cumplirse con la ayuda de mis entrenadores Álvaro Almiñana Poquet y Linda Swande, y varios sponsors tanto uruguayos como europeos. Pero llegar a los Juegos Olímpicos no fue tan fácil, el nivel era altísimo y mi entrenamiento comenzó tarde aunque la falta de recursos económicos era el factor principal. Hicimos todo lo posible y más y aún así nos quedamos a dos puntos de clasificar para el Ranking.

Actualmente, gracias a mi perseverancia por alcanzar mis metas, me he ganado el cariño de la gente de mi país y de muchos otros, no sólo como deportista, sino también como mujer emprendedora. He aparecido en varios medios de comunicación (radio, televisión, revistas, periódicos, notas informativas, noticias internacionales, ) y también en trabajos de imagen alguna vez, con los cuales quiero transmitir un mensaje: que la perfección no existe y que la belleza natural de una mujer se basa en su esencia y es eterna. Ahora estoy trabajando en diferentes proyectos y participo en campañas mostrando otra imagen de la belleza femenina. Estoy dando charlas honorariamente en todo el país tratando de que mi ejemplo sirva a otros, esto es sumamente gratificante.

Gracias a que no he dejado de prepararme y cuento con uno de los mejores entrenadores del mundo, Francisco Cancella de Abreu más el caballo Zig-Zag Da SasaJe la “Coudelaria” más grande del mundo criadores de caballos lusitanos para la disciplina de Dressage. Esta vez tengo mucha fe de clasificar para los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016, ya que cuento con un equipo de personas llenas de luz. Quiero seguir luchando por mis sueños y seguir sirviendo de inspiración para los demás.

Con tu donación podemos estar en los Juegos Paralímpicos de Río 2016

Ayúdanos a llegar

201-15004 Caja de ahorro
Jeny Alfonsina Maldonado
BROU

ABITAB 42847 Alfonsina Maldonado

Alfonsina.Maldonado

Anuncios

2 pensamientos en “Alfonsina Maldonado – Una atleta, un ejemplo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s