A medianoche con el gran amigo Woody

Si, es cierto, hace rato que se estrenó MEDIANOCHE EN PARIS, y recién la vimos, recién podemos dejar nuestra opinión. Pero el cine es  atemporal en ciertas ocasiones (no siempre), hay muy buenas películas que pueden verse en cualquier momento, no sólo cuando se estrena. Por lo general esas son las mejores películas.

Deseaba mucho verla por dos razones; porque es del amigo Woody Allen y, siendo de él, trato de verlas todas; y porque amigos y conocidos la vieron y la recomendaban.
La vimos y simplemente me pareció volver a Woody Allen como hace años, el mismo que hizo que nos hiciéramos seguidores de su apostolado cinéfilo, con el que aprendimos a escuchar buen jazz y hasta hemos paseado por Manhattan sin tomar n sólo avión.
Pues ese Woody que conocimos hace muchos años (personalmente fue por los 80 y 90, pero hice mi retrospectiva luego mirando sus pelis más viejas), ese Woody ha vuelto. Y ha vuelto igual de joven, o más, como si hubiese salido de una cápsula que lo conservó intacto por años, tal como en su recordada “El Dormilón”.75106_gal

Medianoche en Paris (Midnight in Paris)
Un escritor norteamericano algo bohemio (Owen Wilson) llega con su prometida Inez (Rachel McAdams) y los padres de ésta a París. Mientras vaga por las calles soñando con los felices años 20, cae bajo una especie de hechizo que hace que, a medianoche, en algún lugar del barrio Latino, se vea transportado a otro universo donde va a conocer a personajes que jamás imaginaría iba a conocer.

Woody siempre es Woody, tanto si actúa el mismo, como si lo hace otro actor. El famoso Alter Ego, ese actor que “X” que actúa tal como lo haría el mismo director, y/o autor, de la obra. Ese alter ego que fue Larry David, más similar en edad al mismo Allen en “Si la cosa funciona”, ahora en “Medianoche en París” es Owen Wilson, un actor con sus altibajos, tanto en cine como en su vida (lo sabemos) plasma aquí a unos de los mejores Woody Allen que he visto en tiempo.
Nombré a Larry David antes y es que, precisamente, creo que Woody Allen ha encontrado a dos actores que pueden hacer de él, sin que él tenga que pararse de su silla de director. Larry hace del Woody más veterano, y Owen del Woody más joven, que aún tiene cosas para contar, para mostrar.

Es que Allen nos paseó tanto por su amada Manhattan, divagó tanto por sus calles, que ahora hace lo mismo pero otras ciudades hermosas. Woody Allen se ha vuelto un cineasta y agente turístico a la vez, quizás mejor que los productores de avisos turísticos.
Es que nuestro amigo nos muestra estas ciudades, como Londres, Barcelona o París, tal como la queremos ver nosotros, los que potenciales turistas. Sus calles, sus casas viejas u edificios modernos, sus museos.
Ah, claro, uds dirán “pero eso lo vemos en programas de Discovery o NatGeo”. Cierto.
Pero esto de mostrar bellas ciudades, Woody Allen lo hace por debajo, es el telón de fondo de sus muy buenas historias. No son cualquier telón, una tela y listo, no; son pinturas hermosas, como sólo un buen artista puede hacer.
Y sobre esa tela, sobre ese fondo, ese telón, Allen cuenta una historia de fantasía, o no tanto.
Cierto que el personaje de Owen Wilson se transporta a una especie de universo paralelo, usando un auto clasico (casi como homenajeando a Volver al Futuro, no se si queriendo o no). Cierto que se encuentra con toda la movida bohemia de los años 20 en Paris: F. Scott y Zelda Fitzgerald, Ernest Hemingway, Joséphine Baker, Gertrude Stein (siempre es un deleite ver a Kathy Bates), Pablo Picasso y una novia de ese momento, Adriana (Marion Cotillard), que será clave para que nuestro amigo siga visitando ese universo, y en algún momento otro más; lo que le hará darse cuenta de la realidad. Incluso NOS hará dar cuenta de la realidad; Woody hasta se toma el trabajo de dejarnos alguna moraleja.
En esos viajes conocerá también a Dalí, Man Ray y al propio Buñuel, a quien le tirará una idea, el chiste que Allen se permite sobre el final.77806_gal

Ah, la primera dama de Francia, Carla Bruni, tiene su papelito; es la guía del museo. Si es como dicen, que tuvo que grabar tantas veces su participación … bueh …

Woody Allen no es para todos, se sabe; y no es por una cuestión de intelectualidad o no, simplemente por una cuestión de gustos.
Pero … si uno realmente quiere ver CINE, creo que no puede, no debe dejar de verse MEDIANOCHE EN PARIS.

75135_gal77808_gal77811_gal

Anuncios

2 comentarios en “A medianoche con el gran amigo Woody”

  1. Woody es un maestro.
    Y el cine yanqui está tan soso, que el tipo ya ni siquiera es “profeta en su tierra”: es mucho más valorado fuera de USA, sobre todo en los últimos tiempos.
    Yo lo banco totalmente. Y concuerdo que este es un regreso a lo mejor de sus trabajos.

    Me gusta

  2. Opino igual esta pelicula es al viejo estilo de el, y ver a Owen Wilson interpretando el papel tal cual como si fue Woody la verdad mas asombroso…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s